Fil-DPZ

Piezas de la pila holandesa

Piezas de la pila holandesa


La pila holandesa está compuesta por un cilindro rotatorio cuya fuerza motriz es multiplicada desde el molino hidráulico por la acción de varias ruedas de distinto tamaño y posición, que producen un movimiento circular a los trapos o a la pulpa haciéndolos pasar entre el cilindro y una platina de forma que los corta, tritura o deslíe.


La platina podía ser de bronce con baja aleación de estaño o de hierro. Estaba formada por acanaladuras longitudinales de punta afilada, inclinadas la mitad de la placa hacia la izquierda y la otra mitad hacia la derecha, permitiendo dar la vuelta a la platina cuando se desgastara por su uso.


La distancia entre el cilindro y la platina podía regularse con el pie de gato. Artefacto que, con una manivela, subía o bajaba un madero que ocupaba todo el largo de la pila y sostenía el eje del cilindro. Estaba fijado por una cuña.


Como corresponde al molino de mazos, hay tres tipos distintos de cilindros y de pilas. La pila de deshilachar presenta un cilindro con barras de hierro y acanaladuras que le dan forma de cuchillas para cortar y triturar los tejidos, dejando un hueco superior al del resto de pilas para dejar pasar con comodidad el trapo.


La pila de afinar tiene un cilindro con dientes de sierra de hierro y un profundo canal entre ellos para atrapar los trapos triturados y despedazarlos.


Por último, la pila de desleír, donde la pulpa gira movida por un cilindro con dientes de madera que la mantiene sin grumos y preparada para usarse.